Unión de Cofradías de Plasencia | UNIÓN DE COFRADIAS
11
page,page-id-11,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,large,shadow3

UNIÓN DE COFRADIAS

HISTORIA

La Desamortización de Mendizabal asestó un golpe durísimo a las Semanas Santas. Apenas algunas cofradías lograron sobrevivir. “Solamente lo consiguió la Cofradía de la Vera-Cruz, que sacaba las procesiones ayudada por la Venerable Orden Tercera de San Francisco y los antiquísimos Gremios de Hortelanos y de Labradores y Ganaderos y algunos particulares”.

A finales del siglo XIX comienza un periodo de esperanzador de resurrección gracias a los esfuerzos del sacerdorte D. Julián Sánchez Roca. Pero el impulso definitivo no llegaría hasta la Santa Misión de 1.928, cuando se palpó la necesidad de una organización definitiva.
Por entonces aparece un hombre providencial, el Deán D. Eduardo Leal Lecea, que en 1.930 logra crear dos nuevas cofradías.

Se crea también en esos momentos la Junta de Fomento de la Semana Santa bajo la presidencia de D. Eduardo y en la que figuraban autoridades tan diversas como los párrocos de El Salvador y San Nicolás; el Progreso Mercantil y la Caja de Ahorros.

Los cronistas de la época afirmaban rotundamente que “las Semanas Santas de Plasencia eran las mejores de Extremadura”. Tenian interesantes proyectos y encargados nuevos pasos.

Pero en tan ventajosa situación aparece la II República y todo se viene abajo. Una ley taxativa prohíbe las procesiones. A partir de 1.943 comienza la reorganización de las Semanas Santas, pero, a pesar del trabajo de personas tan encomiables como D. Bonifacio Cano Aguilar y el mismo obispo D. Feliciano Rocha Pizarro, apenas se logra otra cosa que la creación de la Cofradía de la Soledad y el Santo Sepulcro.

En 1.950, tras la muerte de D. Bonifacio Cano, “algunos cofrades jovenes opinan que hay que afrontar la situación; como solo se puede contar más que con las cofradías, la Junta de Fomento de la Semana Santa pasa a denominarse Unión de Cofradías de Semana Santa de Plasencia”.

Posteriormente tomó el nombre de Cofradias de Pasión y desde no hace muchos años “Unión de Cofradías Penitenciales”.

Elaboran para ello unos estatutos que llevan la fecha del 7 de febrero de 1.950. Son 21 articúlos a los que se añaden algunas normas del entonces obispo de Plasencia D. Juan Pedro Zarranz y Pueyo, referidas más bien a cuestiones de disciplina.

En estos estatutos se establecen las normas rectoras de formación y presidencia. Son esenciales: “las cuatro cofradías penitenciales fundadoras son: Cofradía de la Vera-Cruz. Hermandad del Descendimiento, Cofradía del Santo Sepulcro y Hermandad de Jesús Nazareno, las cuales tendrán idénticos derechos y deberes.

“Por lo tanto la Cofradía de la Vera-Cruz deja de funcionar como una supercofradía, aunque se le reconoce una primacía honorifica por ser la más antigua, la única que sobrevivió a la desamortización y durante muchos años organizó sola las procesiones, pudiéndose decir que las demás cofradías nacieron a su amparo y hasta ahora fueron cofrades de ella y que ha descapitalizado con estos esfuerzos. Pero esta primacía, como se dice, será puramente honorífica sin que signifique que tenga más derechos y deberes que las demás cofradías (Art. 2)

“La Junta Rectora Permanente de la Unión de Cofradías Penitenciales estará formada por los presidentes y los directivos de cada una de las cofradías penitenciales fundadoras. El Presidente de la V.O.T de San Francisco, los representantes de la Caja de Ahorros, Un Secretario General, un ViceSecretario, un Tesorero General y un Vicetesorero. (Art. 8).

 “Los cargos han de recaer necesariamente sobre los cuatro presidentes de las cofradías fundadoras. El presidente elegido en votación secreta y los otros tres ocuparán la vicepresidencia por orden de los votos obtenidos. En caso de empate será elegido el más antiguo. (Art. 9 y 10).

“Se reconoce a todos los efectos que el orden de antigúedad de las Cofradías Penitenciales, es el siguiente:Cofradía de la Vera-Cruz, Cofradía del Descendimiento, Cofradía del Santo Sepulcro, y Cofradía de Jesús Nazareno (Art. 20)

A pesar de su labor positiva la Unión de Cofradías se veía en serias dificultades para atender a los múltiples gastos que ocasionaban las Semanas Santas.

El Ayuntamiento, consciente de la importancia que significaba para Plasencia el papel jugado por las cofradías, vino en su ayuda, con generosas aportaciones económicas.

La ayuda económica del Ayuntamiento, fundamental para el progreso de los desfiles procesionales adquiere importancia desde 1.988 cuando las cofradías se percataron de que para festejos muy poco arraigados en la cuidad se destinaban varios millones de pesetas en ayuda bajo el subterfugio de que se trataba de “fiestas tradicionales y artísticas”.

Como la afirmación a juicio de las cofradías no se correspondía con la realidad se dirigió un razonado documento al Ayuntamiento demostrando que las Semanas Santas eran mucho más artísticas y tradicionales y que en cualquier caso atraen a la ciudad una afluencia de forasteros muy superior que otras.

El resultado inmediato fue la donación de “unos miles de pesetas” para la Unión de Cofradías de las que había que descontar la parte proporcional correspondiente a la Cofradía de la Santa Cena que por entonces no formaba parte de la Unión.

Aún así con las cantidades recibidas, los donativos y cuotas de los asociados se han logrado muy grandes avances: restauración de “pasos”, adquisición de otros nuevos, aparición de nuevas cofradias, crecimiento de socios, gracias sobre todo a la aportación que el elemento femenino ha aportado. En este sentido hay que agradecer la labor encomiable de D. Manuel Díaz Lopez, gran impulso en esa etapa y alma de la Unión de Cofradías.

Actualmente son diez las cofradías que pertenecen con pleno derecho a la Unión de Cofradías Penitenciales con un gran espíritu de hermandad entre ellos, siendo destacable el “Hermanamiento” entre algunas de ellas. Además de una gran labor y trabajo por parte de cada una de ellas.

También se han modificado los estatutos de la Unión, pues han tenido que ser adaptadas a la normativa contenida en el nuevo Código de Derecho Canónico que les afecta, así como cada una de las Cofradías tienen actualizados sus estatutos basándose en esta normativa.

Con gran alegría para toda la ciudad y especialmente todos los cofrades de Plasencia el 27 de marzo de  2012 se publica en el DOE (Diario Oficial de Extremadura) la Declaración de FIESTA DE INTERES TURISTICO DE EXTREMADURA la fiesta de “Semana Santa Placentina”

PROGRAMA DE ACTIVIDADES
 ENERO

FEBRERO

MARZO 

ABRIL 

MAYO 

 JUNIO

JULIO 

AGOSTO 

SEPTIEMBRE 

OCTUBRE 

NOVIEMBRE 

DICIEMBRE 

ORGANIGRAMA

DIRECTOR ESPIRITUAL: Ilm. Sr. D. Francisco Rico Bayo

Vicario general de la Diócesis de Plasencia.
Canónico doctoral del  Cabildo Catedral

PRESIDENTE: D. Pedro Cordero Delgado

Hermano Mayor del Santísimo Cristo de la Buena Muerte

VICEPRESIDENTE: Dª. Mª. Victoria Rodríguez

Presidenta de la Cofradía del Cristo de la Columna

TESORERO: D. Francisco J. Berrocoso Iglesias

Hermano Mayor de la Hermandad de la Sagrada Cena

SECRETARIO: D. José Luis Hernández de Arribas

Directivo de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte.

PRESIDENTES DE LAS COFRADÍAS Y HERMANDADES

COFRADÍA DE LA VERA CRUZ

Alcalde-Presidente D. Mario Mateos Flores

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRUCIFIJO Y DESCENDIMIENTO DE LA CRUZ

Presidente D. Jesús Manuel Miranda Pérez

HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO

Presidente D. Juan Pedro Fuentes Serradilla

HERMANDAD DE LA SAGRADA CENA

Presidente D. Francisco Javier Berrocoso Iglesias

COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD Y EL SANTO SEPULCRO

Presidente D. Antonio Sánchez-Mora Sañudo

HERMANDAD DEL VIA CRUCIS

Presidente D. Rafael Llorente Rodrigo

COFRADÍA DE LA COLUMNA

Presidenta Dª Mª Victoria Rodríguez

HERMANDAD DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE

Presidente D. Pedro Cordero Delgado

VENERABLE ORDEN TERCERA DOLOROSA DE LA CRUZ

Presidenta Dª Mª José Plata Franco

HERMANDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN SU ENTRADA TRIUNFAL EN JERUSALÉN

Presidenta Dª Mª Dolores Duque