Unión de Cofradías de Plasencia | SANTO DOMINGO
15
page,page-id-15,page-template-default,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,large,shadow3

SANTO DOMINGO

EL CONVENTO DE SANTO DOMINGO

La ciudad de Plasencia fue fundada en 1186 por Alfonso VIII, rey de Castilla, y su historia va inseparablemente unida a la de la diócesis erigida en esta sede entre los años 1189/1190. Desde ese momento, las instituciones eclesiásticas ejercieron un notable protagonismo en su afianzamiento urbano de tal manera que frailes franciscanos y dominicos se asentaron aquí a lo largo del siglo XIII.

Los hijos de Santo Domingo de Guzmán estuvieron aposentados en una antigua iglesia conocida como “Santo Domingo el viejo”, título que aún hoy da nombre a una calle de la ciudad. Con posterioridad, los duques de Plasencia, don Álvaro de Zúñiga y su segunda esposa doña Leonor Pimentel, fundaron el actual convento a finales del siglo XV. Según la leyenda fue un tributo de agradecimiento por la vuelta a la vida de su hijo de 14 años don Juan de Zúñiga, hecho milagroso atribuido al entonces recién canonizado San Vicente Ferrer.

Con el paso de los años, el convento adquirió una notable importancia académica y pasó de ser estudio general de teología y artes hasta convertirse en universidad. Hoy alberga al Parador Nacional de Turismo de la ciudad.

Convento de Santo Domingo

LA IGLESIA CONVENTUAL

La importancia del convento también se refleja en su grandiosa iglesia adosada. A pesar de haber sufrido un importante deterioro por la guerra de la independencia, las desamortizaciones del siglo XIX y por expolios más recientes, es un templo de grandes dimensiones, el segundo mayor de la ciudad y solo superado por la Catedral. Las sucesivas capillas laterales y las laudas de los enterramientos que conserva el suelo, nos hablan de un esplendor desgraciadamente perdido.

En lo que aún es visible, su grandeza puede observarse en el Retablo Mayor, en dos altares laterales del crucero y en el órgano barroco tardío con su tribuna a los pies del templo, justo al lado del coro. Este último es obra de Benito Baquero en 1815. En los altares laterales señalados reza esta inscripción:

Altar lateral, lado del Evangelio (la izquierda mirando al altar mayor):

“A expensas del S[eño]r D[o]n Ant[oni]o de Zúñiga Marq[ué]s de Mirabel, Conde de Berantevilla, Caballero del [H]ábito de Santiago, exento de la comp[añí]a americ[a]na, coronel actual de los exérc[ito]s…”

“…de S[u] M[ajestad], hijo de los ex[celentísi]mos s[eño]res duques de Medinaceli D[o]n Pedro de Alcántara y Dª Petronila Pimentel & Vecino y Alférez mayor de esta M[uy] N[oble] y L[eal] Ciudad de…”

Altar lateral, lado de la Epístola (la derecha mirando al altar mayor):

“…Plasencia. Se hicier[o]n, pintaron y doraron estos dos altares colaterales siendo prior el M[uy] V[enerable] P[adre] fr[ay] Fernando Obejero…”

“…Año de 1830”.

EL TEMPLO COFRADE

Entre 1989 y 1990 la Diócesis de Plasencia y la Junta de Extremadura firmaron diversos acuerdos mediantes los que el convento llegó a ser el Parador actual, reservándose la iglesia para otros usos acordes más con su carácter sagrado.

Hasta hace pocos años, las procesiones del Viernes Santo y del Sábado Santo guardaban sus pasos en este templo que además servía de inicio y culminación de su propio recorrido procesional. Con el cierre de la iglesia de Santa Ana, antiguo templo del convento jesuita (hoy sede de la UNED), origen y destino de la procesión del Jueves Santo y custodia de varias de sus imágenes, y después de no pocos avatares, casi todos los pasos de la Semana Santa placentina fueron depositados en la iglesia de San Vicente Ferrer o de Santo Domingo (con ambos nombres se la conoce en nuestra ciudad).

A la par que casi todas las imágenes que salen en procesión en Semana Santa se iban depositando en este templo, también sus itinerarios empezaban y terminaban aquí. Desde 2007 la Unión de Cofradías Penitenciales de Plasencia, coincidiendo con el inicio de la Cuaresma, empezó a organizar una exposición temporal de sus pasos procesionales. En 2008 esa exposición se hizo permanente. E incluso en estos últimos años durante el Adviento y la Navidad se construye un inmenso Belén.

El Templo Cofrade de Santo Domingo, lugar de encuentro, de origen y destino procesional, nos acoge. Y la Unión de Cofradías Penitenciales invita a entrar por sus puertas en el corazón de nuestra Semana Santa.

PARA SABER MÁS (SELECCIÓN)

Benavides Checa, José, Prelados placentinos (Plasencia 1999 –original de 1907– Ayuntamiento de Plasencia).

Fernández, Fray Alonso, Historia y Anales de la Ciudad y Obispado de Plasencia (Plasencia 2000 –original de 1627– Ayuntamiento de Plasencia).

González Cuesta, Francisco. Los obispos de Plasencia. Tomos I-II (Plasencia 2013 Caja de Ahorros de Extremadura).

López Martín, Jesús Manuel, Paisaje urbano de Plasencia en los siglos XV y XVI (Mérida 1993 Asamblea de Extremadura).

Palomo Iglesias, Crescencio, “El convento de San Vicente Ferrer de Plasencia”: Revista de Estudios Extremeños, tomo XXXIV (1978) 139-152.

Palomo Iglesias, Crescencio, “Los dominicos y su labor universitaria en Plasencia. Convento de San Vicente Ferrer”: Archivo Dominicano: Anuario, número 25 (2004) 21-35.

Ramos Berrocoso, Juan Manuel y Pérez Elvira, Rubén, “El órgano barroco del antiguo convento de San Vicente Ferrer, de Plasencia”: Ars et Sapientia, número 10 (2003) 45-66.

Sendín Blázquez, José, “Convento e iglesia de Santo Domingo. Los Dominicos en Plasencia”: Alcántara, número 64 (2006) 95-123.